Escuchas Radio Santo Tomás

287

Octubre 11, 2017 • Deporte, Destacada

Columna de opinión: Ya fue

Por José Arnaldo Pérez, periodista, docente Escuela de Comunicaciones UST

Ya fue… La Copa América… hace más de dos años.

Ya fue… La Copa Centenario hace más de un año.

Ya fue… La final de la Copa Confederaciones.

Ya fueron… Zamorano, Salas y Suazo, porque hace rato que en los partidos cruciales no se hacen goles. No hubo en las dos finales con Argentina, ni en Rusia frente a Portugal y Alemania

Ya fue… El propio entrenador Juan Antonio Pizzi nunca quiso responder porque no convocó a jugadores que eran titulares en sus Ligas y hasta eran goleadores, mientras citaba a reservas que no convencían. Nunca si quiera llegó a hacer análisis profundos de las derrotas, con un desdén total por el público diciendo que no se desvestiría frente a todos y quedaba en lo interno. Sería bueno decirle que es fútbol profesional y por ende la actividad es masiva

Ya fueron… Las actuaciones descollantes de los jugadores. Hoy no están a plenitud en la mayoría de los casos, ya que no son partícipes de las principales competencias europeas. La suplencia es la realidad de muchos de los seleccionados en sus respectivos clubes.

Ya fue… El vértigo, la presión y un equipo que ahogaba a los rivales.

Ya fue… El momento que los jugadores se ponían al total servicio del entrenador por un objetivo común y se nota un camarín fracturado

Ya fueron… Las indisciplinas que se disfrazaban con  los buenos resultados. Porque las faltas actuales con los marcadores adversos hasta las esposas de los futbolistas ventilan cosas del “secreto de camarín”. Y qué curioso, el único que sacó a los jugadores por indisciplina fue Claudio Borghi, siendo el que finalmente terminó fuera (sin olvidar las derrotas obviamente)

Ya fue… La fiesta, y ahora viene la resaca. El dolor de cabeza. La dura realidad, esa que golpea luego de un bello sueño que nos duró diez años. Porque debemos recordar y saber que a Chile  siempre le costó, y demasiado. Que hubo equipos grandes en intervalos, pero los otros eran aún mejores. Y ningún equipo resiste más de una década sin una renovación más que aceptable. Además que el “tufillo” a soberbia se empezó a notar muy seguido, encontrando enemigos en una actividad donde lo que hay son rivales. Y el dicho, que no es mío, lo planteó hace tiempo, que el paso siguiente a la soberbia es la caída. Y ese porrazo duele, porque nos habíamos acostumbrado a los resultados positivos. Aunque no hiciéramos goles muy seguido.

Ya fue… Hace ratos que a nivel de divisiones inferiores, con la pompa de las Sociedades Anónimas, no se sacan jugadores de élite mundial. Y los que aparecen son por cualidades propias y no por un trabajo organizado.

Ya fue… De verdad ya fue. El tres a cero frente a Brasil no es más que el cierre de un ciclo, que la típica ilusión del hincha nos hizo pensar en un milagro deportivo, mismos que no entran a la cancha, ni menos hacen goles. Y se veía, y se advirtió, hace rato que el rendimiento venía en declive.

Ya fue… Y lo que importa ahora es lo que viene, pese a que la era de la planificación que nos prometió el directorio de Salah, no se ve en lo concreto. Incluso el propio mandamás dijo con inentendible  ironía “no la tiren tan pa’elante”. A lo que debemos responderle: don Arturo hay que trabajar de inmediato, si queremos revalidar logros, porque le cuento, YA FUE

 

 

(Nota del editor: Foto destacados ANFP)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *